Nuestro centro “El Ave María” fue fundado por D. Miguel Fenollera Roca.

Inició su historia el día 11 de marzo de 1910 con el nombre de “Colonia Escolar Pío X”, en memoria del Papa que bendijo la inspiración de la Obra. Cuatro maestras avemarianas dieron comienzo a esta apasionante tarea educativa.

El colegio se llamó muy pronto “EL AVE MARÍA” porque Miguel  Fenollera era un gran conocedor del pensamiento educador del Ave María de Granada de D. Andrés Manjón, el cual  asumió como modelo y desarrolló desde su propia intuición pedagógica y evangelizadora. Además eligió como Titular del colegio el Misterio de la Encarnación, en el cual la Virgen María recibe del ángel San Gabriel el saludo de “El Ave María”.

Desde sus inicios, el colegio tenía extensos jardines, comedor escolar, aulas al aire libre, en las que se desarrollaban las clases con procedimientos avemarianos basados en el “aprender haciendo”, “enseñar deleitando” y “aprender jugando”, armonizando la educación religiosa, moral, intelectual, y física.

Existían clases para niños y para adultos y, además de la actividad propiamente académica, se organizaban reuniones con las familias, conferencias, sesiones de lectura, actividades para los antiguos alumnos y otras, haciendo de la escuela un lugar familiar y agradable.

Desde 1910 hasta hoy el colegio ha desarrollado el carisma fundacional de la “Educación en la dignidad humana y cristiana”.

Actualmente el colegio es un centro concertado religioso en el que se imparten las etapas de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria.

La Titularidad del centro la ostenta el Instituto de Religiosas Operarias del Divino Maestro-Avemarianas-, fundado también por D. Miguel Fenollera con la finalidad de la promoción humana, social y cristiana de la familia a través de la escuela, siendo misión del centro continuar esta tarea.

La Institución Titular define y presenta en el CARÁCTER PROPIO del centro la identidad del mismo, el modelo de educación y la propuesta educativa.

El equipo de educadores, docentes y no docentes, en Misión Compartida con las Hermanas Avemarianas, asumen y desarrollan el carisma avemariano en la tarea educativa y evangelizadora con alumnos y familias.